Director

César Aréchiga

Artista plástico mexicano y Licenciado en Diseño Gráfico que se ha caracterizado por su trabajo basado en un realismo fotográfico, mezclado con la experimentación y aplicación de un amplio rango de materiales y soportes que generan obras llenas de luces, texturas y volúmenes. A los 17 años empezó a trabajar en las artes, impulsado por Paco Barrera, en ese entonces director del Ex. Convento del Carmen y de la Secretaría de Cultura de Guadalajara (2002). En el 2004, realizó su primera exposición en el Foro de Arte y Cultura de Guadalajara, Jalisco. Su trabajo le ha otorgado distintos premios, entre ellos el grupo Reforma (2007), Salón de Octubre (2004), Premio Atanasio Monroy (2005), Mención Honorífica en Ciudad Verde, Zapopan (2006), Premio LA50 (2015), y fue artista seleccionado para el Salón de Octubre en los años 2005, 2006 y 2007.

A finales del 2007 viajó a París, donde vivió por casi dos años y se presentó en el Pabellón de Arte Mexicano. En el 2009, se trasladó e instaló por un año en Berlín y realizó en Puerta de Brandeburgo, una muestra de su obra 'Performance Urbano'. Más tarde, regresó a México donde su obra fue seleccionada para ser expuesta en el Museo Macay en Mérida. En esta etapa decidió emprender su viaje a la ciudad de Nueva York, donde radicó por 3 años. En su estancia y a lo largo de su carrera, Aréchiga comenzó a desarrollar técnicas plásticas y visuales no convencionales, por lo que hasta hoy se vale de la basura como elemento principal de su obra. Su concepto se basa en la reutilización para convertirla en un espejo de una realidad que es llevada a un lienzo. Su intención es marcar este momento de crisis ecológica y de destrucción masiva, y poner al espectador frente a frente con su realidad para empezar un cambio de conciencia colectiva.

Nueva York fue un detonante para su desarrollo como artista ya que complementó su práctica asistiendo a The Art Students League of New York, que es una escuela muy importante a la que asistieron Pollock, Calder, entre otros grandes maestros, y que tiene como objetivo desarrollar y reforzar el estilo propio del artista. Para Aréchiga fue de gran relevancia porque logró consolidar su estilo figurativo, al cual añade collage, técnicas mixtas y basura, sin dejar la realidad para denunciarla. En el año 2014, durante su estancia en México recibe una invitación para exponer en el Museo Gyongam en Korea del Sur, seguida de una exposición para AOTA en Bangkok, Tailandia y en el año 2015 obtiene el precio LA50 en los Ángeles. Además, su trayectoria ha sobresalido en otras corrientes artísticas tales como el teatro, (para la obra titulada: El silencio perfecto, de Patricia Ortiz), cine (colaborando en el cortometraje dek directo Abel Ferrara, en el año 2009) y arquitectura. Siempre destacándose como un artista polifacético, sin límites e inspirado por su entorno.

Desde el 2015 hasta hoy, Aréchiga fragmenta el realismo generando su propio lenguaje abstracto con fuertes reminiscencias figurativas, siempre utilizando cono recurso la pintura, el reciclaje de telas, cartón, papel y diferentes materiales para generar composiciones llenas de formas, líneas, luces, texturas y volúmenes que sobresalen del plano bidimensional.